Sindrome Postvacacional – Ruedas energéticas

Hola chic@s!!
Esta entrada va dedicada para las personas que sufren síndrome pos-vacacional… y, ¿que es el exactamente el tal síndrome?

Todo empieza a partir de la primavera y verano, cuando empieza a hacer más calor, empezamos a comer toda clase de alimentos fríos.

¿Que pasa?, ¿que tiene de malo? – RUEDA ENERGÉTICA EXTREMA

Pues que, todas estas cosas nos debilitan y nos desmineralizan y provocan que cuando de nuevo empezamos a trabajar y con nuestro día a día, estemos desganados y sin fuerzas. Entonces, hemos comido alimentos extremos de origen animal, carbohidratos pobres, vacíos como pan y pasta, verduras crudas…

Y por supuesto nos apetecerá alcohol de efecto YIN, junto con aliños potentes con vinagres.

No hemos podido sucumbir a las tentaciones de los postres con lácteos, azúcar, chocolate, helados…efecto YIN.

Terminando con estimulantes como un café puede que con azúcar (más YIN) y algún licor.

Todo con efecto extremadamente YIN.

¿Que reacción nos origina esta comida al cabo del tiempo?

Una bajada importante de azúcar en la sangre, ya que no hay en nosotros un hidrato de carbono que actúe a largo plazo, que nos de energía, vitalidad y concentración constante.

Todo  lo que hemos escogido son con efectos rapidísimos, que nos producen un estado de hiperactividad extrema, a muy corto plazo.

A nivel fisiológico, también nos producirán una acidez en la sangre y desmineralización, ocasionando problemas en nuestros huesos, sistema nervioso, dientes, sistema circulatorio y nuestro sistema inmune (por eso cogemos resfriados, a menudo, justo después de las vacaciones).

Se convierte en una RUEDA EXTREMA SIN FIN ya que comeremos embutidos, quesos, lácteos, pan…

¿Que podemos hacer? – RUEDA ENERGÉTICA MODERADA

Comeremos proteína vegetal, como legumbres o proteína en forma de seitan, tempeh o tofu.Si no comemos proteína en la comida, se deseara chocolate con frutos secos, patatas fritas, pastelería o algo que nos aporte la proteína que no hemos comido y necesitamos.

También carbohidratos integrales en forma de cereal integral (arroz, cebada, mijo, quinoa, trigo sarraceno…) que nos proporciona una energía de concentración y vitalidad estable a muy largo plazo. Si no comemos carbohidratos integrales, desearemos azúcar rápido, pastelería, bollería, chocolate, galletas, pan….

Verduras de TIERRA (raíces, redondas y de hoja verde), que nos apetecerán con la proteína vegetal y con el cereal integral. Puede que haya un poco de ensalada si nos sentimos con mucho calor, pero ya deseamos también otras formas de cocciones de verduras.

Verduras del MAR,  también el plato debería tener una cantidad de algas, cocinadas de forma deliciosa y combinadas puede con las verduras o la proteína vegetal o el cereal.

Llegamos al final de la comida, sin necesidad de tomar alcohol, ni azucares refinados, ni estimulantes. Podemos terminar muy bien con un café de cereales o una infusión.

No existen energías extremas que hay que compensar con otros extremos y produciendo unos altibajos muy descompensados que nos irán poco a poco afectando nuestra salud, vitalidad y energía a largo plazo.  UN PRECIO MUY CARO A PAGAR!!

Creo que ver y entender estas dos dinámicas energéticas es un paso muy importante para poder luego escoger cual de ellas, nos ayudará a seguir el camino, con vitalidad, fuerza y claridad; generando PAZ y SERENIDAD en nuestra conexión INTERIOR..

Anuncios